La regularización laboral de los clubes deportivos y demás controversias estivales ¿El baloncesto en peligro?

 

La regularización laboral de los clubes deportivos puede sumir a muchas entidades en una situación muy delicada que afectará al futuro deportivo de nuestro baloncesto

Mientras en la francesa localidad de Orchies la selección española femenina de baloncesto se alzaba con una histórica medalla de oro luciendo un gran baloncesto, en Twitter se disputaba un partido tan o más intenso que el que acabó llevándose el conjunto de Lucas Mondelo. El partido del que hablamos, que poco tiene que ver con cuestiones deportivas, se había iniciado la noche del viernes 28 de junio pero llevaba ya algunos meses cociéndose a sotto voce en algunos círculos cercanos a la Federació Catalana de Bàsquet y desconocemos cuándo podrá concluirse y de qué manera.

El guión del partido del que estamos hablando de manera directa es relativamente sencillo pero acarreará una serie de repercusiones que desconocemos si todo el mundo ha analizado con detenimiento. A modo de sinopsis: La Dirección General de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social, inició hace cosa de un año la regularización laboral de los trabajadores de varios clubes deportivos, entre ellos de fútbol y de natación, para detectar irregularidades en la situación laboral de los entrenadores y técnicos de las diferentes entidades y que se tradujeron en contundentes y cuantiosas multas ejemplares que aún afectan a las estructuras de estos clubes un año más tarde. Este curso 2013-14, siguiendo con su plan de abarcar todo el deporte catalán -comunidad pionera y única en toda España, por el momento, en esta cruzada contra las irregularidades laborales- el baloncesto pasará a ser el gran afectado tal y como se detalló durante más de 4 intensas horas en la Asamblea de la FCBQ del día 28 de Junio.

A priori, no parece que haya mucho problema en cuanto a la trama de la película de la que les hablamos. De hecho parecería normal que se regularizara la situación de gente que percibe un salario y que pasara a declararlo por el bien mayor. No obstante hay que analizar de cerca y en detalle para darse cuenta que esta regularización profesional puede tener funestas consecuencias a todos los niveles, incluido el deportivo.

Por un lado, los técnicos que perciben retribuciones económicas en el deporte amateur de nuestra comunidad son “unos locos del baloncesto” que entrenan en la mayoría de ocasiones por un dinero mensual simbólico que oscila entre los 100 y 200€ y que, de ningún modo, va más allá de ser un simple complemento a sus trabajos o a sus respectivas vidas de estudiantes. Todos conocemos a algún entrenador joven, de un club modesto o de una escuela, que empieza con un equipo premini, va aprendiendo el oficio a la vez que juega en un equipo superior y que, además de dirigir los entrenamientos, es responsable de un puñado de niños, organiza expediciones para ir a jugar partidos, torneos, y además ha de echar una mano haciendo mesas o colaborando en los eventos que organiza su club. ¿Qué puede haber de malo en que un entrenador de este perfil esté asegurado y cotice? Nada malo a nivel funcional. De hecho, sería una situación ideal. Ahora bien, hacer que este técnico esté con una nómina implica una serie de gastos que van en detrimento de alguien.

Cojamos el ejemplo de un entrenador que cobra 100€ mensuales por llevar un equipo de una escuela y que debe estar regularizado laboralmente, esto es, asegurado, cotizando, con un contrato laboral y con una nómina. Esto es, con unos gastos que se ingresan directamente en las arcas de la Seguridad Social.

  • Solución A: Que el entrenador pase a cobrar 80€ netos y que la diferencia respecto al salario inicial sirva para cubrir los gastos. Esto implicaría que los entrenadores cobrarían menos por hacer el mismo trabajo, partiendo de la base de que un entrenador de base realiza esta función por afición, altruismo y compromiso más que por un tema económico pero dependiendo de este tema puntos tan importantes como los desplazamientos, dietas, etc.
  • Solución B: Que el entrenador siga cobrando lo mismo (100€) pero que las cuotas de los jugadores se incrementen (por ejemplo de 35 a 40€) para poder mantener esta situación. Las familias, principales afectadas de la crisis económica, como solución a este entuerto. Muchas de ellas tienen problemas acuciantes para hacer frente al pago de dichas cuotas en la actualidad de manera que esto podría implicar que el volumen en el deporte de base descendiera.

Ambas soluciones son malas y ninguna de ellas es mejor que la otra. A esto debemos sumarle más detalles que aún complican más la situación:

  • En dichas Inspecciones se aplica el principio de retroactividad por lo que los clubes deben ponerse al día y regularizar su situación desde los 5 últimos años hasta el día actual, es decir, multas que deberán ser asumidas por clubes amateur sin apenas recursos. ¿Desaparición de clubes pequeños?
  • Algunos convenios laborales impiden que ciertos oficios sean compatibles con cualquier otro tipo de contrato. ¿Gente que deberá dejar su afición por una cuestión meramente administrativa?
  • Con relación al punto anterior, compaginar contratos en una empresa y en un club puede traducirse en retenciones destacadas a la hora de realizar la declaración de la Renta. ¿Entrenadores válidos que dejen de serlo por no poder o querer afrontar gastos excesivos?
  • A los árbitros, mesas y anotadores federados también les afectará esta regularización con lo que muchos de los miembros de estos colectivos estudiarán seriamente su renovación de licencia, o no, de cara a la nueva temporada.

Pasamos a analizar las desastrosas consecuencias económicas. El importe de la sanción por regularizar laboralmente ascenderá a 626 € por entrenador a pagar antes de la  fecha del 30 de Septiembre. Si los clubs optan por no regularizar discha situación laboral de sus entrenadores/monitores/colaboradores con la Seguridad Social, se verán obligados a afrontar sanciones desde 3.126 € a 4.689 € por entrenador, en caso que el club disponga de más de cinco entrenadores. Así, un club que no regularize la situación laboral de 8 entrenadores con la Seguridad Social, por ejemplo, recibirá una brutal sanción de entre 25.006 i 37.512 €. Además, en caso de inspección, si el club no dispone de libros de contabilidad puede ser denunciado por obstrucción y negación de información. Si el proceso sancionador pasa por vía judicial y el club se declara insolvente se puede responsabilizar a cualquier miembro de la junta directiva del equipo en cuestión para hacerse cargo de las sanciones.

Y como colofón a esta espiral de situaciones problemáticas, cabe sumarle la delicada coyuntura económica general que afecta a clubes y federaciones, al descenso fulminante de subvenciones procedentes de fondos públicos, al descenso de sponsors privados que puedan sufragar parte de los gastos de las diferentes entidades, etc.

La FCBQ ha anunciado, de la mano de otras federaciones deportivas, que promoverá la resistencia y que abogará porque se revise este proyecto nuevamente ante el amago de muchas entidades de plantarse ante lo que ven como una amenaza de desaparición para los clubes más modestos del deporte catalán. Su viabilidad y supervivencia está en serio peligro. Mientras tanto, clubes profesionales que ingresan auténticas barbaridades en concepto de merchandising, taquillaje, derechos televisivos o traspasos de jugadores, adeudan cantidades estratosféricas al fisco nacional y nadie se ha planteado atacar antes este problema que hacer temblar los cimientos del deporte base y amateur.

Así pues, y volviendo al inicio del artículo en el que hablábamos de Orchies y del Oro de la selección española femenina, ¿De dónde saldrán las futuras Torrens, Xargay, Casas o Valdemoro si no hay entrenadores que las hagan mejorar, si desaparecen los clubes que antes estaban cerca de casa o si económicamente sus familias no pueden hacer frente a unas cuotas cada vez más elevadas que las permitan iniciarse en este o cualquier otro deporte? ¿Se puede exigir a entrenadores una titulación y formación profesional si sus condiciones laborales y sus salarios no lo son ni mucho menos? ¿El baloncesto está en peligro?

Equipo de Basketvalles.com

 

Inscripcions obertes!

Basketvalles presenta

SEGUEIX-NOS A FACEBOOK

SEGUEIX-NOS A TWITTER

Anuncia’t a BasketValles

  • Anuncia't a BasketValles

BASKETVALLES a YouTube

  • Accedeix al nostre canal de vídeos

Seccions destacades

  • Vols recordar el millor 3x3 d'aquest Nadal?
  • Cine baloncestístico de primera
  • Basketball & Rock and Roll!

El millor bàsquet de formació de l’estat

Archivos