Tag Archive | "pere pastor"

2a Catalana Fem: Carles Garbayo substitueix Pere Pastor al capdavant del CE Escola del Carme


 

Pastor una imatge d'arxiu quan dirigia el Sant Jordi

Els irregulars resultats del primer equip del CE Escola del Carme en el seu trajecte per la 2a Catalana Femenina (setenes amb un balanç de 8-8) i la voluntat d’ambdues parts de millorar la dinàmica general de l’equip han conduït al club sabadellenc i a l’entrenador Pere Pastor a rescindir la seva vinculació esportiva de comú acord pel que queda de temporada tot esperant que aquest canvi repercuteixi positivament l’equip. El substitut de Pere Pastor a la banqueta de l’equip blanc-i-vermell serà el coordinador del club Carles Garbayo que ja va dirigir el conjunt aquest cap de setmana (derrota per 54-50 davant el Mollet) i que compleix la seva segona temporada a l’entitat, amb una dilatada experiència en el món del bàsquet femení amb presència a clubs com el CN Terrassa, JET, CN Sabadell, CBF Cerdanyola o Femení Sant Adrià.

Per la seva banda Pere Pastor complia la seva primera temporada al club sabadellenc i procedia del Sant Jordi de Rubí amb qui va obtenir la seva major fita a l’ascendir històricament a 1a Catalana l’equip blau en una gran temporada. A més, Pastor és col·laborador d’aquesta web amb la secció De 3 en 3.

D. Brown

Posted in 2A Catalana F, Competiciones femeninasComentarios desactivados

De 3 en 3: Compitiendo motivando


 

Deberíamos poder o saber distinguir lo que sería la motivación a lo que sería la competitividad. Sobretodo en el caso de las categorías de formación.Haciendo especial hincapié en esas categorías, TODOS, en alguna ocasión, hemos primado el ganar un partido a ver la evolución de nuestros jugadores o jugadoras. Y eso, lamentablemente, trae sus consecuencias: desazón en los jugadores cuando se pierde, desmotivación, percepción errónea de lo que debieran ser los objetivos como jugador y como equipo…¡Y porqué no hablar de ese jugador que juega solo el mínimo permitido frente a este otro jugador que juega todos los periodos posibles!

Superarse a uno mismo, no al rival, es un reto a alcanzar en baloncesto de formación

Para evitar esto, repito, sobretodo en esas edades en que el jugador se está formando, deberiamos ser capaces de transmitir lo que a esa edad debe ser la competición: un mero entretenimiento en el que lo importante es la evolución personal del jugador dentro de un conjunto, dentro de un equipo. Si se crece individualmente dentro de un conjunto, inevitablemente obtendremos un equipo competitivo, dado que todos y cada uno de los jugadores luchará por cumplir su objetivo. Obviamente no podremos establecer objetivos en que primen las victorias sobre las derrotas, porque si queremos que todos los jugadores tengan las mismas oportunidades, deberemos dar minutos a aquellos jugadores que técnicamente quizás no destaquen tanto como otros. ¿Cuántos entrenadores hacen esto? El “crack” del equipo, en general, siempre juega el máximo número de cuartos posible. ¿Con qué finalidad? Si ya es un “crack”… ¿para qué darle minutos si se supone que estamos en una categoría de formación? Ah, claro… que el entrenador quiere GANAR…Y los padres también… Pero, ¿qué pasaría si inculcásemos en los chavales que lo importante es la evolución individual antes que ganar? ¿Por qué no obligar primero a ganarse a ellos mismos, aprendiendo semana tras semana, que obligar a ganar a un equipo rival? La motivación que consigamos trasladar al jugador, traerá, consigo e invariablemente, competitividad en el conjunto del equipo.

Motivar semana a semana con inputs precisos y concisos es la clave. No buscar quimeras. No plantear el partido en plan de victoria o desastre. Quizás aun no hemos aprendido a enseñar, y nos empecinamos en hacer de la victoria un estímulo personal. ¡Cuán equivocados estamos! Sí, habremos ganado un partido, pero… ¿cuántos jugadores en potencia habremos dejado en el camino?

¿Y qué podemos hacer para cambiar lo que parece inevitable? Pues mostrar la otra cara de la competitividad. Esa que nunca enseñamos pero que puede llegar a reforzar tanto al jugador como persona y deportista, que a la larga la satisfacción será mucho mayor que no si hemos logrado ganar o no un partido o un campeonato mini o infantil.

¿Cuántas veces serás capaz de cerrar el rebote? ¿Cuántas veces serás capaz de hacer un contrataque sin mirar el balón? ¿Cuántas posiciones defensivas harás correctamente? Esta semana aprendimos a cortar pidiendo el balón… ¿cuántas veces serás capaz de hacerlo?

¿Para cuándo incluir estos inputs en las estadísticas de los partido?

Es una quimera, lo sé… pero cuán beneficioso sería para los más importantes de todo este tinglado, que son los más peques.

Pere Pastor

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: Sentarse y planificar


 

 

Planificar el trabajo de una temporada es básico para crear una linea de trabajo

Se acerca el final de temporada para muchos equipos, mientras que muchos otros se verán enzarzados en las luchas para subir o bajar de categoría. Se avecina un mayo terriblemente emocionante, sobretodo para los equipos vallesanos.
Hecha esta pequeña introducción, tal vez es hora de valorar todo el trabajo que hemos realizado con nuestros respectivos equipos a lo largo de la temporada. ¿Hemos seguido fielmente nuestra planificación inicial? ¿Hemos fallado? ¿En qué? ¿Hemos logrado nuestros objetivos?
Siempre he creído en la planificación como base para cualquier trabajo a realizar. Y en el mundo del baloncesto, la planificación es un aspecto muy importante, bien sea en un equipo mini bien sea en un equipo sénior. Cierto es que hay aspectos de la planificación que no podemos controlar, pero es preferible tener una base donde apoyar todo nuestro trabajo. Una planificación no tiene porqué ser un documento rígido, que no podamos mover según se sucedan los acontecimientos a lo largo de la temporada. Contingencias varias como baja de jugadores, entrenamientos que no se pueden llevar a cabo por motivos “x” o cualquier otro motivo, serán más fáciles de subsanar siempre que antes tengamos hecha una planificación global. La planificación debe ser la guía en la que nos debemos apoyar durante la temporada y nuestra mejor “amiga” en el desarrollo global del curso.
Evidentemente planificaremos según el equipo que tengamos, por eso es sumamente importante conocer las herramientas con las que vamos a trabajar durante toda la temporada. Una vez sabemos qué tenemos entre manos, es momento para clarificar los objetivos. Bien sean individuales como colectivos. ¿Dónde queremos llegar? ¿Tenemos opciones de luchar por los puestos de arriba? ¿Deberemos luchar para no descender? ¿Nuestra máxima premisa es que los chavales aprendan? Hechas todas esas preguntas, y muchas más, tendremos ya dos patrones importantes que conformarán el guión de la temporada: herramientas y objetivos.
Es difícil, por no decir imposible, terminar una campaña sin habernos salido de la planificación inicial que habremos diseñado allá por el mes de junio. Claro está que no podemos saber si el equipo sufrirá bajas, lesiones… pero de algún modo hay que estar preparado, o quizás, deberíamos decir, que hay que saber reaccionar. Del mismo modo que durante un partido tomamos una decisión u otra, cuando nos encontremos con una contingencia no prevista deberemos decidir rápido y “reordenar” nuestra planificación inicial. Quizás esa contingencia afecte a un solo entreno, quizás afecte durante una semana por bajas varias, quizás algún jugador se nos va… En cada caso debemos saber qué opciones nos puede ofrecer el club (subir jugadores de otra categoría, opción de entrenar con otro equipo en caso de múltiples bajas, etc).
Toda vez tenemos el diseño esquemático de la temporada, es hora de preparar los mesociclos que irán divididos en microciclos. Importante aspecto, el de establecer correctamente los mesociclos, pues en cada uno de ellos deberemos marcarnos los objetivos que queramos trabajar y mirar, como no, de cumplirlos de manera más fiel posible. En función del equipo que tengamos, podremos establecer más o menos mesociclos (no es necesario que sean meses naturales), pero yo me decanto por establecer cuantos más mesociclos mejor de cara a marcar pequeñas metas con el fin de cumplir cuántas más mejor. Así, el primer mes de entrenamientos es un banco de pruebas ideal para establecer nuestros mesociclos. Ese primer mesociclo, que llevará consigo cuatro microciclos (periodos semanales), nos dirá si nuestra planificación inicial va por buen camino o no. ¿Cómo queremos que llegue el equipo a finales de septiembre, en el primer partido de competición? ¿Queremos que lleguen con un buen tono físico? ¿O por el contrario nos interesa más que estén mejor preparados dentro de dos meses, por cuestiones del calendario, por ejemplo? Esos primeros objetivos que habremos marcado tendrán su respuesta al finalizar el mesociclo 1, por lo que, tendremos una primera nota del trabajo que hemos propuesto y que el equipo ha llevado a cabo. ¿Vamos por buen camino? Genial. ¿Vemos que no estamos dónde planificamos? Pues es momento de sentarse y re-planificar.

Pere Pastor

 

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: La prórroga. Esa gran desconocida…


 

Tuve ocasión de presenciar este fin de semana un partido que se resolvió en la prórroga. Ello me dio que pensar en lo complejas que pueden llegar a ser las

Conocer a tu equipo es básico para oientar la charla antes de la prórroga ¿Conocemos a nuestros jugadores/as?

prórrogas y los factores más decisivos que intervienen en ellas. Realmente, ¿estamos preparados para jugar una prórroga? Creo, y puede que me equivoque, que hay pocos equipos que estén preparados o tengan detalles trabajados específicamente para cuando se llega a la prórroga. Y es que, como decía antes, hay tantos
factores implicados que es muy difícil hacer una planificación de las prórrogas, y muchas veces nos encomendamos a los jugadores que puedan estar más “on fire” en el partido en cuestión. Las decisiones que toma el cuerpo técnico, en ese minuto de charla es, para mi, fundamental.

Aunque es cierto que los minutos de la prórroga deberíamos jugarlos con los mejores jugadores que hasta este momento del partido hayan destacado por encima de los demás, teniendo en cuenta número de faltas, dinámicas, etc., no menos cierto es que la disposición de los mismos puede darnos o no la victoria. Suele decirse que el equipo que provoca la prórroga, después, por ejemplo, de ir bastantes puntos por detrás, es quien sale con ventaja. Pero en el partido de este fin de semana se me resquebrajó esa teoría. Y es que el equipo a priori inferior, pese a comandar en el marcador casi todo el partido, vio como su rival recuperaba los casi 10 puntos de desventaja y forzaba la prórroga. Pocos pensaban que los cinco minutos siguientes darían como resultado un parcial de 17 a 3, a favor del equipo que había sucumbido en los últimos minutos y había dejado escapar esos 10 puntos de ventaja que tenía a poco para llegar a los 40 minutos de juego. De lo que estoy convencido, pero, es que gran parte de la victoria final se debe al minuto de charla que tenemos los entrenadores para preparar los cinco minutos de prórroga. Ahí se cuece todo.

Sin duda, las teorías o premisas de poco nos valen si tenemos a los jugadores preparados y mentalizados. En el caso del equipo que se ha visto sorprendido, es importante que a los jugadores les lleguen las sensaciones de que el partido empieza de nuevo y no que hemos perdido una opción de ganar. El equipo que sale a jugar la prórroga pensando que debería haber ganado el partido en los 40 reglamentarios, posiblemente acabe perdiendo. Y es que una actitud, una vez más,
positiva, siempre es preferible que cualquier otro tipo de actitud. No descubro nada, lo sé, ¿pero cuántas veces los entrenadores cometemos el error de transmitir aspectos negativos en momentos tan importantes? ¿Qué les diría el entrenador del equipo B que forzó la prórroga? Evidentemente no lo sé, pero creería equivocado plantear la charla pre-prórroga desde un punto de vista emocional. “Ya hemos empatado, ahora vamos a ganar”, “Ya estamos donde queríamos, ahora son nuestros”. ¿Y si en vez de esas consignas, nos quedamos con los aspectos tácticos que nos han ido bien para forzar la prórroga y los comentamos, mejoramos, planteamos? ¿Y si en lugar de transmitir emociones, transmitimos pautas claras, concretas, precisas, ensalzando aquello que hemos hecho bien en algún momento de los 40 minutos de juego? Seguro que muchos lo hacen, pero también otros muchos se encomiendan a las tan peligrosas emociones.

Es posible, no obstante, que en función del equipo que tengamos, nos convenga más tirar de emociones. ¡Todo es factible! De hecho, como entrenadores, nuestro deber es conocer a nuestro equipo por encima de todo, y sólo nosotros debemos ser capaces de saber qué conviene a nuestro equipo en cada momento. Pero en mi humilde opinión, y justo antes de jugar una prórroga, las emociones las dejaría de lado para dar detalles concretos de los aspectos que nos pueden dar la victoria. Luego… será cuestión de si la pelotita entra… o no quiere entrar. Pero si hemos trabajado siempre en un ambiente positivo, es posible que los
jugadores, cuando salgan, lo hagan también con una actitud positiva.

 

P. Pastor

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: ¡Contraataque!


 

Definir los carriles es básico para estructurar un buen contraataque

Una de mis máximas en la dirección de un equipo es lograr tener un buen contraataque. Esto no siempre es fácil, aunque diría yo que es un concepto que no todo el mundo trabaja o le presta la importancia que merece. Un equipo que logra hacer de cada ataque un contraataque es un equipo con vida, alegre, despierto. Aunque hay que saber dónde está el límite y parar correctamente el contraataque cuando éste no es posible. Pero siempre defiendo la opción de que la primera opción pase por un contraataque, hayas o no hayas recibido canasta. Si recuperas el balón, no te lo piensas y te lanzas al ataque, pero si recibes canasta, bajo mi opinión, la mejor manera de aliviar esos dos o tres puntos que te hayan podido meter, es sacando rápidamente y buscar sorprender a tu rival con un contraataque.
Pero, ¿cómo gestionamos ese contraataque?

Habrá mil y una maneras de organizar un contraataque. El que a mi me gusta es el contraataque de cuatro carriles. Los dos carriles laterales, destinados para que nuestros dos jugadores más “killers” corran a gusto para una opción fácil de canasta, tras un pase largo. El carril central, por donde corre el balón, estará desplazado ligeramente hacia la derecha, por una cuestión muy simple: el 80/90% de jugadores son diestros. Si tuviéramos el caso de tener uno, o dos bases zurdos, y algún exterior también zurdo, pondríamos el carril central tirando a la izquierda. El último carril, el cuarto, pero no menos importante, por donde van a correr nuestros trailers. Primero, el pivot que no haya intervenido en el rebote, o no haya sacado de fondo. Segundo, el pivot que haya cogido rebote o haya sacado de fondo. Es importante también establecer un orden de prioridad si ninguno de los dos pivots cogen el rebote. Correrá primero quien mejor finalización tenga, y eso ya será una decisión del entrenador.
Toda vez tenemos el guión táctico, la disciplina táctica tan importante que los jugadores deben conocer de PE a PA, es hora de montar la finalización del contraataque.
¿Qué mejores opciones tenemos? ¿Cómo lo acabamos?

En el gráfico adjunto he establecido una primera opción, de las miles que hay. Primero de todo, debemos decidir qué hacemos con los jugadores que corren el contraataque por el lateral. Si no reciben, ¿cruzan al lado contrario? ¿Cruza sólo el jugador del lado débil? Hay muchas opciones, y depende de cómo queramos enlazar el contraataque, deberemos hacer una cosa u otra. Esta opción sería la más simple de todas. 2 y 3 se quedan en sus lados para recibir balón y finalizar, si pueden, con una penetración. En caso de no poder, podemos esperar que el primer tráiler juegue con la defensa a hundirla hacia adentro para generar espacio arriba en la botella.
Variantes hay muchas, infinitas. Con el segundo tráiler (y esta es una opción que siempre me ha gustado), tratamos de finalizar lo más cerca posible de la canasta. En este caso, tenemos el balón en la posición del 2, que no puede penetrar. El primer trailer (4) se hunde pidiendo el balón, pero no puede recibir. Acto seguido se coloca en el poste bajo del lado débil bloqueando a 3 quien cruzarà por la línea de fondo hasta el lado fuerte, mientras que el segundo tráiler (5), desde el poste alto, buscará el bloqueo sobre 4, que le espera en el poste bajo del lado débil.
Opciones hay muchas. Ésta es solo una.

Pere Pastor

 

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: Baloncesto femenino VS Baloncesto masculino


 

¿Existe realmente una diferencia entre baloncesto masculino y femenino?

Discutíamos el otro día, con un compañero de banquillos, las grandes diferencias que hay entre el baloncesto masculino y el femenino. Como si de dos deportes diferentes se tratase, tanto en el trato con el jugador o jugadora, como en la manera en como aplicamos los diferentes recursos dentro de la cancha. Habrá quien diga que lo mismo vale para un equipo masculino como femenino. A fin de cuentas las normas, reglas y canastas son igual para todos. Pero no estoy de acuerdo en que sean iguales, aunque doy la opción a que me hagan cambiar de parecer, por supuesto.
Quizás en el baloncesto femenino, en los niveles de nuestro alcance (no hablo de baloncesto profesional o semi-profesional), el físico es el aspecto menos potenciado, aunque se nota, y mucho, cuando te enfrentas a jugadoras con unas aptitudes físicas diferentes a las del resto. En chicos es más difícil de ver esa diferencia. Tenemos claro que el baloncesto femenino de nuestro nivel no destaca por tener jugadoras que por su físico decidan un partido. Se decidirá por su calidad, por su técnica, pero posiblemente no por su físico. La capacidad de dejar atrás a una defensora, a mi modo de ver, no será por tener unas grandes cualidades físicas -puede que una jugadora sí sea capaz de ello, pero no será por norma general-, sino más bien por el uso del aprendizaje que haya llevado a cabo y en cómo lo aplica en la pista. En el baloncesto masculino, por contra, no paramos de ver acciones puramente físicas, a veces faltas de técnica individual, pero con fuerza consiguen llegar hasta la cocina.
Con ello quiero decir que, muchas veces, los propios entrenadores nos encasillamos en un lado u otro, en entrenar chicos o chicas. Si bien esto lo considero un error, lo cierto es que uno debe saber qué tiene ante sí. Esto me recuerda a la experiencia de un muy buen amigo mío que había entrenado chicos toda su vida. Sus últimas temporadas, se podría decir, que había triunfado sobremanera pese a que no conseguía nunca ascender más allá de Copa. Un buen día, un club decide apostar por él para llevar el equipo sénior femenino de esa nueva entidad. El hombre no tenía claro si aceptar o no… “¿Qué haré yo en el baloncesto femenino? ¡Si nunca he llevado un equipo femenino!”. Quizás por miedo a no sentirse encasillado en el baloncesto masculino, aceptó la propuesta. Cogió las riendas de un equipo nuevo, por hacer, de Copa. No recuerdo muy bien si fue el primer año o el segundo, pero logró plantarse en Liga Femenina 2. Y allí estuvo cuatro años, intentando cada año -accediendo a la fase final- el ascenso a Liga Femenina. No lo logró, pero dejó atrás el tabú del baloncesto femenino que hasta entonces tenía. Y sí, tuvo que corregir dinámicas y procesos para adaptar su experiencia a ese nuevo baloncesto. Conductas y metodologías diferentes -ni mejores ni peores-, simplemente diferentes para pasar del baloncesto masculino al femenino. Al fin y al cabo se trata del mismo deporte, pero con ciertas características a un lado y a otro.
En una de mis charlas con mi equipo pregunté a mis jugadoras cuántas veían baloncesto por la tele. Algunas pocas levantaron la mano. Muy pocas. Luego les pregunté cuántas de las que veían baloncesto, veían baloncesto femenino. Ahí ya no hubo ningún brazo levantado. Si bien es verdad que es difícil poder ver baloncesto femenino en TV, considero interesante que la jugadora tenga también ese interés en ver el baloncesto femenino tanto como el masculino. Quizás, sólo quizás, tendrán ocasión de ver de qué manera y como se trabaja con la táctica por encima del físico, a diferencia de lo que sucede en el masculino. Ojo, no digo que no se trabaje táctica en el masculino, todo lo contrario. Pero en el femenino, quitando de la ecuación la “fuerza física”, se puede contemplar el aspecto táctico en su más sana esencia. Al menos así es en mi modo de ver.

Pere Pastor

 

 

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: Árbitros, federación y amistades


 

A veces tengo la sensación que la justicia no es la misma para todos. Y digo esto en relación a un comentario que pude leer en una web de baloncesto, en la que un árbitro, colaborador de esa web, contestaba una inquietud de un aficionado al baloncesto. La pregunta era: ¿Se puede pitar a un familiar?. La respuesta del colegiado me dejó atónito: “si puede evitarlo, mucho mejor, pero no hay nada reglamentado en contra“.
Quisiera remarcar que el colegiado en cuestión no trabaja en el colegio catalán, pero aún así, pensaba yo que los reglamentos eran para todos igual, o más o menos parecidos. Y me explico: según una normativa de la Federació Catalana, el árbitro del encuentro no puede tener ninguna relación de amistad o enemistad con alguno de los contendientes del choque, por lo que entiendo yo que tampoco puede ser un familiar. Dicho esto, reconozco que esta norma me parece de lo más absurda y arcaica, en un mundo donde todos nos conocemos y todos trabajamos por el mismo bien común: hacer del baloncesto un deporte sano y que crezca día a día.
Sin ir más lejos, el año pasado, la Federació obligó la repetición de un partido porque el árbitro reconoció que tenía una estrecha amistad con una de las jugadoras. El hecho llegó incluso a la radio pública Catalunya Radio. Sí, quizás algunos de los que me conocéis sabreis que esto me ocurrió a mi, cuando visitamos la pista de Esparreguera. Los directivos del equipo rival hicieron su trabajo (no entraré a valorar la ética de este trabajo), y se acogieron a dicha norma para hacer repetir el partido.
Mi intención con este comentario no es despertar viejas rencillas que pudieran surgir (gracias a ellas, por cierto, hice una sana amistad en Esparreguera), sino todo lo contrario, poner en evidencia una norma que me parece totalmente desfasada para los tiempos que corremos, en la que muchos tenemos agregados en nuestro Facebook, Twitter o la red social que queráis, a árbitros, entrenadores, asistentes de mesas, jugadores, etc.
Ahora bien, mi pregunta es: si la Federació admite a trámite una reclamación (legal, todo cabe decirlo), ¿por qué no actúa semana tras semana con la multitud de amistades que rodean cada partido, en la que muchos árbitros hablan con jugadores o jugadoras, entrenadores de uno u otro equipo? Otra opción es esperar el resultado final del partido -por si perdemos-, ver los perfiles públicos de las redes sociales del árbitro/s del choque y comprobar si coinciden en amistades con algún jugador del otro equipo, y entonces reclamar vía FCBQ. Así de fácil es repetir un partido.Creo que retirar esta norma sería lo más lógico, dado  el tiempo actual que vivimos, en que todos nos conocemos gracias a las redes sociales.
Pere Pastor

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: Desaprender también es necesario


 

No descubriré nada si digo que el modelo de educación que recibimos en algún momento de nuestras vidas nos hace las personas que somos a día de hoy. Teniendo claro este concepto, creo que es VITAL saber educar al jugador de baloncesto, o de cualquier otra materia deportiva, para que con, la educación, aprenda aquello que le están enseñando. Digo esto porque seguro que muchos os podríais sentir identificados con esta historia: Hace años, bastantes años, Miguel encaraba su segunda temporada como jugador, y lo hacía como infantil de primer año. Junto a el, otros once compañeros que buscaban la diversión que supone el juego, pero también, el aprendizaje deportivo. Miguel tenía dos entrenadores, uno de los cuales tenía algún que otro pequeño defecto: no había partido que no acabara chillando al árbitro de turno por alguna decisión tomada por el colegiado que al entrenador no le sentaba bien. Miguel, un chaval tímido y que apenas se metía líos, intentaba abstraerse del ambiente cuando su entrenador la tomaba con el árbitro. Algunas veces el entrenador era expulsado, otras veces advertido, pero siempre, siempre, semana tras semana, tenía discusiones con los colegiados.
Miguel estuvo dos temporadas con el mismo entrenador, que, además de enseñarle los conceptos básicos del baloncesto, le enseñó algo -inconscientemente-, que no era tan básico, y era que el partido no solo se jugaba con el equipo rival, sino también con el colegiado de turno.
Esa percepción equívoca que recibió Miguel, esa “educación” de que el árbitro era un rival más, acabó formando parte de su educación deportiva, sobretodo cuando Miguel, ya con 15 años, se convirtió también en entrenador de un grupo de chicas escolares que jugaban quincenalmente partidos con otros colegios de la comarca.
A Miguel le costó mucho “desaprender” (palabra muy de moda) para forjar en sus jugadores o jugadoras una educación correcta. Podía enseñarles mejor o peor como se bota la pelota, como se entra a canasta, cuál es la mecánica ideal de tiro… pero también les estaba enseñando lo que a él le habían enseñado, y es que en los partidos, el árbitro tenía que estar, sí o sí, en el punto de mira del entrenador.
Pasaron los años y Miguel seguía entrenando e intentando siempre que sus jugadores aprendieran lo máximo posible dentro de la pista: con el paso del tiempo y por el mero hecho de compartir tertulias con otros entrenadores, ver otros entrenamientos y partidos, fue forjándose una metodología de trabajo concreta, abierta siempre a nuevas incorporaciones.
No fue hasta que compartió equipo con otro entrenador, mucho más veterano, más maduro y con una educación distinta, que no se dio cuenta que la educación deportiva que había recibido tenía algunos fallos. Repito, Miguel podía enseñar un concepto mejor o peor, empeño no le faltaba en ello, lo aseguro, pero la educación, ya no solo deportiva, sino también humana, la descubrió a sus veintitantos años. Una de las primeras normas que impuso ese nuevo entrenador, con el que Miguel aprendió mucho, fue que ningún jugador no podía dirigirse al árbitro del partido bajo ninguna circunstancia. Pero no solo eso, sino que él tampoco lo haría. Muchos de esos jugadores, formados con el entrenador que educó a Miguel de joven, quizás parecían muy incrédulos al escuchar estas palabras. Pero jornada tras jornada, esa nueva educación empezó a calar hondo entre los jugadores y, sobretodo, en Miguel.
Años más tarde Miguel, que sigue entrenando, entendió que la educación no solo debe ser deportiva, sino que tiene que abarcar también otros aspectos.
Con todo ello quiero decir que por mucho que nos esforcemos en abstraer a los jugadores de los  ”piques” que tanto solemos ver en las canchas entre entrenadores-árbitros, deberíamos reeducarnos nosotros mismos y evitar esas riñas que, dicho sea de paso, nada aportan al aprendizaje deportivo del jugador.
Hace años que no creo en las discusiones tontas con los colegiados (sí creo en la formalidad como instrumento para hablar con ellos, para charlar o “discutir” alguna jugada de manera puntual). La verdad que la vida no me ha cambiado para bien ni para mal desde que me reeduqué, lo que confirma que discutir con los árbitros no tiene sentido. Ellos se equivocan, como se equivoca el jugador al decidir si tira o penetra y como nos equivocamos nosotros al tomar decisiones. Y no hay más.

P. Pastor

 

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: DEFENSA CLOSE OUT


 

Hablemos de defensa. Siempre he defendido que cualquier sistema defensivo puede ser bueno. Digo puede, porque, a diferencia del ataque, la defensa es el

El trabajo técnico de la defensa es básico en todas las categorías (foto: JRiberalern)

máximo exponente del juego en equipo. En un momento dado, cuando atacamos, podemos tener la suerte de contar con algún jugador que, por su técnica, talento o porque esté “on fire”, nos haga salir airosos de las diferentes defensas que nos encontramos. En defensa, en cambio, no basta la única acción de uno de los cinco jugadores en pista para salir airoso de las diferentes defensas que hagamos en un partido. La participación de los cinco jugadores, trabajemos la defensa que trabajemos, es fundamental. Siempre digo que podremos atacar bien o mal, pero solo hay una manera de defender: haciéndolo bien. No valen excusas, no vale que uno de los cinco no esté concentrado. Si uno falla, falla toda la defensa.

Evidentemente, saber transmitir el concepto defensivo genérico que queramos trabajar no es fácil. Pero una vez sabemos qué equipo tenemos y qué sistemas defensivos pueden ser eficientes, hay que empezar a desgranar nuestra defensa en pequeñas porciones y ofrecérselas a los jugadores para dotarlos de los conceptos básicos que serán el eje fundamental de nuestro sistema defensivo.
¿Defendemos en zona? ¿Cuál? ¿Qué opciones de salida de contraataque nos proporciona? ¿Cómo colocamos a los jugadores? En cambio, ¿defendemos en individual? ¿Negando bloqueos? ¿Haciendo cambio en cada acción de bloqueo? ¿Trabajamos el flash y recuperación? Muchas son las preguntas que se nos pueden ocurrir, y muchos los sistemas defensivos que podemos utilizar, y dentro de cada uno de ellos, tendremos luego multitud de maneras para dar forma a “nuestra” defensa.
Un concepto que funciona muy bien para dar a conocer a nuestros jugadores qué aspectos queremos trabajar y qué detalles de ellos nos interesa en la defensa es el Close Out, terminología que sirve para expresar la situación de ayuda hacia el hombre con balón. Dicho de otro modo, cómo llegamos y en qué posición a la defensa del jugador con balón si venimos del lado ayuda o del lado débil.
Lo más importante es mantener siempre el equilibrio (culo-cabeza). Llegar en una buena posición a nuestro hombre evitará que nos sobrepase a contrapié.
Para trabajar este concepto empezaremos con un clásico 1c1 con el hombre defensor en la línea de ayudas, y el jugador atacante cerca de la línea de tres puntos. Bien el entrenador o bien otro jugador efectúa pase al jugador atacante y éste se dispone a atacar la canasta. En el preciso momento en que el balón está yendo de jugador a jugador, empieza el meticuloso movimiento del defensor: los dos primeros tercios de la trayectoria hacia el hombre balón se harán a máxima velocidad, pero el último tercio, y esto es importantísimo y es conveniente corregirlo constantemente, debe hacerse con pisadas cortas y rápidas, avanzando hasta quedar cara a cara con el defensor. Obviamente hay que llegar con una posición flexionada pero cómoda para poder rectificar los movimientos que pueda hacer el hombre-balón.
El segundo paso es la posición frente a nuestro atacante: una de las manos debe colocarse hacia arriba, para evitar un tiro cómodo o rápido del atacante. La otra, pendiente del bote que pueda efectuar, pero, y muy importante, ATACANDO constantemente el balón con el objetivo de que el atacante no esté cómodo y tenga ciertas dificultades para ver qué hacen sus jugadores.
A partir de ahí, defender en la posición de pies que requiera nuestra defensa colectiva. Por ejemplo, si queremos evitar penetraciones por el centro, defenderemos de entrada en una posición de NEGACIÓN del centro, dando “vía libre” al atacante para que gane por la línea de fondo.
Podéis ver un ejemplo de este ejercicio en este enlace.
Entiendo que sea un ejercicio simple, que casi todos deben o deberían realizar en el baloncesto formativo, pero por desgracia me he encontrado muchas ocasiones en jugadores de edad sénior que no habían trabajado anteriormente estos conceptos tan simples, como pueden ser el desplazamiento al hombre balón o la posición de pies y manos defendiendo ya al hombre balón.
Insisto que en el baloncesto formativo, en muchas ocasiones, debemos resignarnos y obviar esos 5c5 con que muchos terminan sus entrenamientos. Antes de un cinco contra cinco, ¿por qué no un tres contra tres, en que haya más participación ofensiva de los diferentes jugadores y donde sea más fácil corregir los conceptos defensivos?
Sin duda es algo en lo que hay que insistir más, a mi humilde modo de ver.

P. Pastor

 

Posted in Rincón del CoachComentarios desactivados

De 3 en 3: No hay que creerse las cosas sino que hay que hacerlas


 

El factor mental en los equipos, tan decisivo como el técnico o el táctico

Hace años compartí banquillo con un excepcional entrenador. Era su segundo, pero a su lado me sentía en cierto modo un estorbo, dado su gran nivel y capacidad de trabajo. De él aprendí, dentro de la pista, muchísimas cosas de las cuales hoy en día me han servido para forjar un cierto método de trabajo. Método de trabajo que, no cabe duda, está siempre en continuo aprendizaje y remodelado temporada a temporada, incluso mes a mes, en función de las experiencias adquiridas a lo largo de las semanas, experiencias propias o compartidas con otros compañeros.

Bien, decía lo del colega de banquillos por algo que él sabía trabajar mucho y bien. Y no era otra cosa que saber convencer a sus jugadores que podían llegar mucho más allá de sus capacidades. Que no sólo el trabajo de cada entrenamiento les daría buenos resultados, sino también una mente predispuesta a conseguirlos.
Nos lo tenemos que creer“, decía uno de aquellos jugadores que tuvimos a nuestro cargo en un tiempo muerto, en un partido que no podíamos con el rival. No imagináis la bronca que le cayó. Y es que antes de creer en algo, uno debe conocerse al máximo, saber las cosas que sí puede o sabe y debe hacer, pero, lo más importante, el jugador debe saber las cosas QUE NO debe o no puede hacer.
No os tenéis que creer nada” -decía el entrenador-, “tenéis que trabajar y trabajar, tenéis que luchar cada segundo como si éste fuera el último que vayáis a estar en una pista de baloncesto; antes de creer que podéis ganar, tenéis que creer en vosotros mismos, en las capacidades que tenéis para jugar; debéis exponer los argumentos que JUNTOS hemos trabajado. Si luego de hacerlo no conseguimos los resultados deseados, tendremos un mañana en el que podremos seguir trabajando para lograrlo. Pero nada de CREERLO, simplemente hay que HACERLO“.
Supongo que en psicología esto tendrá un nombre, y estoy completamente seguro que muchos de los entrenadores tienen presente este aspecto, no sé si determinante, pero sí fundamental para, a la par, ir conociendo más a nuestros jugadores y crecer juntos. La manera de estimular al jugador, según este entrenador, era generando auto confianza. Generando positivismo por todos lados. Por ejemplo, terminar siempre un ejercicio con una actitud o gesto positivo (una canasta, una buena defensa, un buen pase…). Si entrenamos en positivo, indudablemente trabajaremos un estado que ayudará a estimular a nuestros jugadores a tomar más y mejores decisiones. Siempre, por supuesto, teniendo en cuenta que la CORRECCIÓN debe existir en todos y cada uno de los ejercicios que hacemos.
Dicho esto, el aspecto mental hay que saber trabajarlo -y no siempre funciona a nuestro nivel-, y al igual que un vestuario unido te da un plus más a la hora de disputar el partido, una mente bien preparada y predispuesta a acotar todo aquello que nos planteemos, también será un plus más a tener en cuenta.
Por supuesto, claro está, luego todo depende de si la pelotita quiere… o no quiere entrar. Pero si estamos preparados para aceptar que no quiere entrar, antes asumiremos que tenemos un mañana en el que trabajar para que la dichosa pelotita que no quiso entrar, esta vez sí quiera hacerlo.

 

 

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

De 3 en 3: BA-LON-CES-TO


 

La web de nuestro colaborador está abierta a todo el mundo

Cómo comenzar una publicación y más si esta debe ser periódica, siempre resulta un quebradero de cabeza. ¿Qué digo? ¿Qué pongo? ¿Qué explico? Seguramente muchos no me conocéis, pero tranquilos, no creo que os perdáis gran cosa. Soy una persona normal con una afición común a todos los que estáis leyendo esto. Una afición que -y ahora permitidme que me ponga melancólico sólo por un instante- cuajó en mi desde pequeñito, en el pueblo de Mallorca dónde nací, Sóller, y en el club decano de las Baleares, el Joventut Mariana de Sóller (fundado el 1942, pero hasta diez años antes hay recogida en la historia del baloncesto español que en Sóller ya se jugó un partido contra el campeón catalán, el Sabadell), donde me formé como jugador primero y luego como entrenador.

Dado ese “trascendental” dato -lo siento, pero servidor está muy orgulloso de dónde es-, quizás sería conveniente empezar a desgranar qué podrán leer los asiduos en esta sección. Quiero que quede claro, antes de nada, que mi intención no será impartir clases magistrales ni dar lecciones de nada. Creo, honestamente, que la mejor manera que tenemos todos juntos de aprender es a base de compartir vivencias y experiencias ajenas. Hablar, comentar, poner en duda, aclarar. Esta será mi intención y mi objeto para intentar poner en palabras, más o menos conexas, aquello que me genera cierta curiosidad y que me gustaría compartir con toda la comunidad de baloncesto del Vallès, lugar donde resido desde hace ya más de diez años.

Pere Pastor dará su opinión periódicamente en esta sección, DE 3 EN 3

Mi intención no será la de personalizar semana a semana las experiencias que vivo con mi actual equipo. Puede que algo llegue a comentar, pero siempre con la única finalidad comentada antes: compartir, compartir y compartir. Hablaremos de ejercicios, de cosas que pasan durante los partidos, de estadísticas, de planificaciones, de la siempre compleja relación entre directiva y entrenadores, de árbitros, de manías y de todas aquellas cosas que me llamen la atención y que creo que puedan ser de vuestro interés. Pero sobretodo hablaremos de una cosa: de BA-LON-CES-TO.

Y como el afán es el de compartir, me gustaría hacer extensible la curiosidad que han sentido algunos entrenadores rivales este año con nuestra particular forma de tomar estadísticas. Particular porque no me he encontrado a nadie más que lo haga, si bien estoy seguro que sí los hay. Quizás algunos os habréis fijado que tomamos dos clases de estadísticas en nuestros partidos: en papel y con eltablet (no siempre, sólo cuando los recursos humanos lo permiten). Creo que las estadísticas en papel no tienen ningún truco, es decir, cada uno toma los datos de aquello que le puede resultar interesante al momento. Pero muchos se han interesado por eltablet, quizás sólo por curiosear, o quizás porque podría serles útil en algún momento. “¿Qué es eso?”, “¿Para que sirve?”. Vale, lo descubro: es un iPad y la appque usamos se llamaiScoutBBall, es de pago, pero la recomiendo al 100%: por su sencillez, por su facilidad a la hora de introducir los datos, pero, sobretodo, por las estadísticas post-partido que puedes sacar en papel o en PDF. De hecho, sobre el tema de las estadísticas habría mucho por opinar: hay quienes no las usan ni les interesan, y otros, como yo, que creen que son una parte fundamental del juego, aunque, eso sí, ni te hará ganar ni perder partidos. Quien quiera que sienta curiosidad, ya lo sabe, cuando queráis os doy más detalles de cómo funciona en las pistas.

Ya es hora de despedirse, pero no sin antes agradecer públicamente a quienes hacen posible esta web, basketvalles.com, la oportunidad que me brindan y la confianza que en mi han depositado.

Pere Pastor

 

Posted in De 3 en 3Comentarios desactivados

Nuevas secciones en la web: DE 3 EN 3 y PELOTAS Y PALOMITAS


 

Algunas perlas del cine baloncestístico serán analizadas en la sección “Pelotas y Palomitas”. La opinión correrá a cargo de Pere Pastor en “De 3 en 3″

En la búsqueda por seguir creciendo el 2.012 nos ha traído dos nuevas secciones que, esperamos que os puedan resultar interesantes como lectores igual que lo son para nosotros y es que, en la voluntad de diversificar contenidos, nos hemos encontrado con dos colaboradores que, periódicamente llenarán BASKETVALLES de aire fresco entre tanto reportaje, crónica y entrevista como los que abundan en nuestro portal.

Una de las secciones llevará por nombre DE 3 EN 3 y será la mirada crítica y el punto de opinión de Pere Pastor, técnico balear del CEB Sant Jordi femenino y con amplia carrera en diversos clubes de la comarca que, como ya hiciera en otras webs anteriormente, expondrá sus ideas en un afán de compartirlas para generar debate y riqueza y enfocará diversos temas desde un punto de vista crítico y totalmente personal.

Por otro lado nos encontramos la sección PELOTAS Y PALOMITAS dirigida por el experto cinéfilo Muel que realizará periódicamente un análisis de las mejores películas de baloncesto de la historia en un viaje que puede servir a nuestr@s amig@s para descubrir joyas cinematográficas de nuestro deporte o rememorar las que ya se han visionado en algún momento de la vida de tod@ buen aficionad@ a nuestro deporte.

Es para BASKETVALLES un enorme orgullo presentar estas dos nuevas perlas de la corona. ¡Esperamos que las disfrutéis tanto como nosotros!

Posted in De 3 en 3, pelotas y palomitasComentarios desactivados

Entrevista con Pere Pastor (CEB Sant Jordi): “La constancia será, nuevamente, la clave de nuestra temporada”


Pere Pastor repite como técnico de un sénior femenino, el del CEB Sant Jordi al que lideró realizando la mejor temporada de su historia. El cuadro rubinense que se mantuvo siempre en la lucha en lo más alto de la tabla en 2a Catalana acabó firmando un fin de campaña espectacular que le valió, de manera postrera, un ascenso a la complicada 1a Catalana de cara a la presente campaña 2011-12. Hablamos con Pere que se halla, en la actualidad, preparando una nueva temporada que se presenta como un reto aún más complicado.
Primero de todo, felicitarte por la gran campaña realizada. ¿De verdad esperabas una temporada tan exitosa y acabar en tercera posicion en una liga tan igualada y con equipos de tanta calidad? ¿Cual crees que ha sido vuestro secreto?

El objetivo inicial del equipo, teniendo en cuenta que empezábamos de cero, no era ni mucho menos subir a Primera pero el tercer puesto final creo que hace honor al trabajo que han hecho las jugadoras durante la temporada, comprometidas al cien por cien con el club y con el trabajo propuesto, pese a todas las dificultades que hemos tenido. Quedar en tercera posición, ante equipos de la talla de Sant Nicolau o Esparreguera, o incluso de Escola del Carme, que para mi hizo una segunda vuelta muy buena, es un premio enorme que no esperábamos. Hablarte de secretos una vez acabada la temporada, con los resultados dados, sería fanfarronear. El único secreto, como el del resto de equipos que acaban satisfechos con su temporada, es el haber hecho los deberes a su debido tiempo. No hay más.

¿Cuando te/os disteis cuenta que la posibilidad de luchar por el ascenso era factible y no solo un sueño?
Sinceramente, no hacíamos muchos números hasta que a falta de unas dos jornadas vimos que había posibilidades reales de llegar incluso a la segunda plaza. Nosotros proponíamos pequeñas metas 

Pere Pastor dirigirá al CEB Sant Jordi en su nueva aventura en Primera

durante la temporada, teníamos un equipo completamente nuevo, con muchas jugadoras sin experiencia en Segunda y otras que sí, y teníamos que buscar la adaptación adecuada. Quizás nos faltó un poco de suerte en algunos momentos, temple, el saber jugar algunas acciones determinadas… La única lectura posible de todo ello se resume en una palabra: aprendizaje.

Debido a las restructuraciones y vacantes habeis obtenido el premio de una plaza de ascenso a 1a catalana, hito en el club. ¿Cuando supiste la noticia? ¿Cómo os planteais, club y técnico, este nuevo reto en una categoria tan dura como Primera?
Bueno, la Federación confirmó la plaza el viernes 29 de julio, tiempo demasiado tarde para “hacer” un equipo en Primera, ya que muchas de las jugadoras que teníamos en mente ya se habían comprometido con otros equipos que sí tenían plaza asegurada desde el mes de junio. El planteamiento que debemos hacer para esta nueva temporada es ser muy pacientes con el trabajo a realizar. Nos tocará sufrir, y mucho, pero para ello debemos seguir aprendiendo. La constancia será, otra vez, clave para esta nueva temporada.
Sabemos que el equipo para esta nueva temporada tieen varias bajas importantes, entre ellas la de la capitana Mireia Jódar, la ala-pivot Noelia Ruz que ha fichado por la UESC y la base Karla Vives.¿Cómo afectan estas bajas al grupo? ¿Has podido reemplazar estas importantes pérdidas? ¿Las demás jugadoras continuan o hay mas bajas?
Efectivamente tenemos estas tres bajas más las de Alba Valverde, que se incorporó a mediados de la temporada anterior, y Sonia González que, al igual que Karla, quiere más tiempo para compaginar estudios y trabajo. Mireia Jódear es posible que se incorpore al staff técnico. En cualquier caso, son bajas importantes para el equipo, pero sabemos que no hay nadie imprescindible.  En relación al fichaje de Noelia con la UESC, creo que hubo una falta de ética importante por parte de la UE Sant Cugat al hablar con ella mientras disputábamos la fase de ascenso. Sea como fuere, de momento sólo hemos efectuados dos fichajes, Laura Fernández e Irene Martínez, teniendo diez jugadoras en total para el inicio de la pretemporada. El hecho de que se confirmara la plaza casi en pleno mes de agosto nos ha perjudicado mucho a la hora de poder traer algunas jugadoras con las que hablamos en el mes de junio, que al no tener plaza segura en Primera buscaron otras opciones más certeras. 

¿Tienes la plantilla cerrada para esta nueva temporada o estás esperando rematar alguna nueva incorporacion?
Esperamos poder completar la plantilla con dos jugadoras exteriores.
Esperamos que esta nueva aventura en Primera sea del todo positiva y que los objetivos que os vayais marcando a lo largo de la temporada puedan cumplirse.
Por mi parte, agradecer a BasketValles su apuesta por informar de todo lo que acontece a nuestro alrededor.

D. Brown

 

 

Posted in 1A Catalana F, Competiciones femeninas, PersonajesComentarios desactivados


Inscripcions obertes!

Basketvalles presenta

SEGUEIX-NOS A FACEBOOK

SEGUEIX-NOS A TWITTER

Anuncia’t a BasketValles

  • Anuncia't a BasketValles

BASKETVALLES a YouTube

  • Accedeix al nostre canal de vídeos

Seccions destacades

  • Vols recordar el millor 3x3 d'aquest Nadal?
  • Cine baloncestístico de primera
  • Basketball & Rock and Roll!

El millor bàsquet de formació de l’estat

Archivos